La justicia: mandato de Dios

Pocos valores están tan enraizados en la tradición cristiana como la justicia. A ella se refieren constantemente los profetas del Antiguo Testamento, tanto al exigir un comportamiento leal ante la comunidad, como al señalar la necesidad de que ésta goce de un orden armonioso, que provea, sobre todo a los más desvalidos, de lo necesario para vivir. Jesús en los Evangelios vincula la idea de justicia más estrechamente a la relación con Dios. Ser justo es hacer la voluntad de Dios, lo que implica la construcción de una sociedad nueva, estructurada por el amor. Por su parte, los Padres de la Iglesia, los teólogos que siguiendo el camino de los discípulos dieron forma a la doctrina cristiana, incluyen en toda relación justa con Dios la preocupación del creyente por la satisfacción equilibrada de las necesidades vitales de todos. Sigue leyendo

Por una fraternidad universal

Podríamos decir que los tiempos actuales son tiempos difíciles para la convivencia humana en el mundo. La violencia terrorista sigue escalando en el Medio Oriente, produciendo escenas de horror que lamentablemente se van volviendo habituales. Los británicos apoyan mayoritariamente la renuncia de su país a ese gran proyecto de integración política que es la Unión Europea. En los Estados Unidos un candidato abiertamente xenófobo compite con gran éxito en la carrera hacia la presidencia. Y en América Latina tanto la corrupción como la ignorancia han conducido a Brasil a una grave crisis de legitimidad política, y a Venezuela a una descomposición social y económica que sin un cambio de rumbo solo puede seguir degenerando. Aun cuando estas situaciones ocurran lejos de nuestras tierras no podemos dejar de conmovernos ante ellas, porque conciernen a millones de seres humanos que comparten con nosotros los mismos sueños de paz y justicia. Sigue leyendo

Identidad y odio

Uno de los aspectos inherentes a la condición humana es establecer diferencias entre personas o grupos humanos para definir mejor nuestra identidad. Muchas veces nos conocemos y comprendemos mejor cuando nos contrastamos con los demás y a partir de ello descubrimos nuestras particularidades. Junto con ello solemos también tomar posición ante los comportamientos que percibimos como diferentes a los nuestros, puesto que, normalmente, desde el punto de vista moral no toda forma de ser o de vivir tiene el mismo significado. Todos tenemos una serie de criterios, de valores, que nos ayudan a ubicarnos en la vida.

Esta tendencia, normal y hasta positiva, se convierte sin embargo en una actitud dañina cuando nuestra afirmación personal, es decir, nuestra satisfacción y tranquilidad se hacen dependientes del establecimiento de diferencias frente a los demás. Porque fácilmente perdemos de vista que todo lo que nos vincula como seres humanos es mucho más grande que lo que nos distingue. Y porque de allí a la discriminación y la violencia hay solo un paso. Una necesidad imperiosa de afirmarse marcando fronteras reduce, en definitiva, la capacidad de nuestra mente y corazón para comprender que la experiencia humana es más grande y más compleja que la que nosotros vivimos. Sigue leyendo

Las mujeres para el Papa

En su video mensual de mayo (youtu.be/S-4i6uAbwlw) el Papa Francisco ha querido poner de relieve el valor que representan las mujeres para la humanidad. Después de recorrer visualmente los distintos ámbitos en donde éstas destacan por sus virtudes y talentos, haciendo notar su igualdad en dignidad frente a los varones, el obispo de Roma repasa las situaciones de sufrimiento que hoy en día afectan especialmente a las mujeres: desprecio, marginación, esclavitud, violencia sexual. Sigue leyendo

La política, una misión

En el Perú de hoy la actividad política está enormemente desprestigiada. Se trata, en verdad, de una percepción un poco injusta, puesto que en el país hay numerosos dirigentes que, aunque no tengan mayor espacio en los medios de comunicación, con empeño y honradez contribuyen al desarrollo de sus comunidades. Sin embargo, qué duda cabe de que la corrupción de muchos de nuestros políticos, así como su indiferencia ante las necesidades de la población, han socavado enormemente la confianza en la actividad política. No sorprende entonces que muchas personas honestas y talentosas prefieran abstenerse de toda participación en la política nacional. Sigue leyendo

Cumplir la ley

Los peruanos tenemos una relación difícil con las leyes. Reconocemos su importancia para el progreso de la sociedad, y sin embargo es evidente que ellas, por sí mismas, no logran inducirnos a su cumplimiento masivo. Es verdad que sabemos de leyes al servicio de intereses individuales, o incluso de leyes absurdas, aprobadas sin el mínimo análisis de su conveniencia. Sin embargo, mal que bien, hemos logrado construir un ordenamiento jurídico que si se respetara nos conduciría seguramente a una mejor convivencia. ¿Por qué las normas influyen tan poco en nuestra conducta? Sigue leyendo

Discernir

El surgimiento continuo de diferentes modos de vivir es un desafío importante para todos los que vivimos en sociedad. Cada uno de nosotros tiene hábitos y conductas que de alguna manera se resienten cuando vemos que otras personas conducen sus vidas de una forma distinta a la nuestra, lo que es en parte normal si tomamos en cuenta nuestra necesidad de vivir bajo criterios compartidos. Sin embargo, establecer estos criterios solo a partir de nuestras propias convicciones sería realmente injusto. El desafío está, primero, en asumir con honestidad la realidad de nuestra pluralidad y, segundo, en buscar adecuadamente los acuerdos que necesitemos para hacer posible una buena convivencia. Sigue leyendo