Benedicto XVI: hacer lo que tenemos que hacer

benedictoXVI

En la obra El divino impaciente, el español José María Pemán atribuye a san Ignacio de Loyola la frase: “no hay virtud más eminente que el hacer sencillamente lo que tenemos que hacer“. Esto es a mi juicio lo que Benedicto XVI ha tenido el coraje de hacer al renunciar al papado, a partir de su propia e inalienable conciencia cristiana.

En la moral cristiana la pregunta por aquello que una persona debe hacer ante una situación determinada se remonta al diálogo entre fe y razón en el terreno de la conciencia personal. Si la experiencia cristiana tiene como fundamento el encuentro con la Palabra de Dios, que, como acto de comunicación, descansa sobre seres humanos autónomos, el ideal del proceder cristiano consiste entonces en la apropiación del Evangelio experimentada por una persona consciente de sí misma y de su historia, en definitiva, por una persona atenta a su propia conciencia. Sigue leyendo

Anuncios