Cambiar o no cambiar

Cambiar de gustos, de opinión o de estilo de vida es parte de la experiencia de toda persona, tiene que ver ciertamente con nuestra gran vocación a la libertad. En distintos momentos de nuestras vidas, todos hemos descubierto aspectos de la realidad que no habíamos podido considerar antes y que luego nos llevaron a cambiar nuestros puntos de vista, cuando no a redireccionar nuestras decisiones. Como es natural, cada uno vive los cambios en su vida según su propio carácter, a veces con paz y seguridad, otras veces con temor y resignación. Lo problemático, en todo caso, es negarse a aceptar que el cambio es parte de nuestra condición humana. Sigue leyendo