Libertad de prensa y libertad de empresa

concentraciondemedios

En una entrevista transmitida en cadena nacional el presidente peruano Ollanta Humala se pronunció a finales de diciembre sobre la denominada #ConcentraciónDeMedios, el acuerdo comercial efectuado entre los grupos periodísticos El Comercio y Epensa, por el que el primero compró la mayoría de acciones del segundo y con ello obtuvo el control empresarial de aproximadamente el 78% de la producción total de diarios peruanos, además de contar ya con una participación relevante en la televisión. Humala, respondiendo a la interrogante de una de sus entrevistadoras, calificó el hecho como una vergüenza para la libertad de expresión, anotando en una intervención posterior que el espacio idóneo para debatir este tema sería el Parlamento. En los sectores neoliberales las declaraciones del Presidente fueron recibidas como una amenaza de intervención gubernamental en el mercado de los medios de comunicación, y no han faltado quienes han visto en ellas al equivalente peruano del tipo de iniciativas emprendidas por los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Argentina para regular la prensa. No se trata, sin embargo, del mismo escenario. Sigue leyendo

Anuncios

La más noble de las profesiones o el más vil de los oficios

Comparto el artículo de Víctor Hugo Miranda sobre el rol de los medios de comunicación en la presente campaña electoral peruana:

La más noble de las profesiones o el más vil de los oficios

Si en lugar de los candidatos presidenciales y sus planes de gobierno, son los mismos medios de comunicación y el rol que cumplen los periodistas en la actual coyuntura política, quienes se roban los titulares, estamos frente a un problema muy grave. El periodismo no debe ser solo el garante de la libertad de expresión -que defiende con uñas y dientes cuando ésta se ve amenazada- sino que también debe ser el garante del derecho que tienen todos los ciudadanos de ser informados de la manera más objetiva posible. Pero cuando esto no ocurre la confianza se pierde y es muy difícil volver a recuperarla. La mayoría de medios de comunicación ha confundido lo que significa tener una línea editorial definida y el deber que tienen de informar con objetividad a su público. Cada vez que abrimos las páginas de un diario o cuando sintonizamos un noticiero o un programa político, estamos siendo testigos de cómo la frase acuñada por Luis Miró Quesada de la Guerra “El periodismo puede ser la más noble de las profesiones o el más vil de los oficios” se convierte en realidad. (Seguir leyendo en Esejotas>>>)

WikiLeaks y la irrupción de la libertad

Como se comenta en todas partes los cinco diarios más influyentes del mundo han comenzado a publicar -previa clasificación- la gran cantidad de información confidencial obtenida por el portal WikiLeaks de los archivos secretos de la diplomacia estadounidense. Por más que avisados estos documentos no dejan de ser comprometedores, sobre todo si fragilizan a la nación más poderosa del mundo. Por lo pronto, las informaciones conciernen desde el dramático cálculo estratégico en Oriente Medio hasta las sospechas de Hillary Clinton sobre la salud mental de la actual presidenta de la Argentina.

Algunos de los gobiernos aludidos por los documentos se han apresurado a restarle importancia a su contenido, este es el caso del presidente iraní. O, como en el caso del presidente francés, se ha señalado rápidamente el carácter irresponsable de las publicaciones de WikiLeaks. Las reacciones no hacen sino señalar que hay una manera compartida de hacer las cosas, que más o menos todos los gobiernos aprueban, pero que en ningún caso debiera hacerse transparente. Hay un equilibrio a salvaguardar.

¿Quién puede imaginar las consecuencias reales del que a decir de muchos es el mayor hito informativo de la historia? ¿Quién está dispuesto a poner las manos al fuego por la conveniencia o la inconveniencia de estas revelaciones? Es pronto para arriesgar opiniones y mañana lo será también. Por el momento, creo que este asunto, a pesar de su extraordinaria dimensión, se inscribe en un problema que en el fondo es viejo como el surgimiento de la colectividad humana. Para hablar en términos hegelianos, es el problema de la convivencia entre las voluntades individuales y la libertad encarnada por el Estado. Es el problema de las luchas individuales por una vida colectiva donde podamos vivir realmente en libertad. Sigue leyendo

Para informarnos sobre los abusos sexuales en la Iglesia: algunas referencias

Las denuncias de los abusos sexuales realizados por miembros del clero católico contra menores de edad han dado la vuelta al mundo, y han provocado una gran indignación dentro y fuera de la Iglesia. Ante la veracidad de muchas de estas acusaciones, ser coherente con el mensaje cristiano es poner delante la caridad con los desfavorecidos y promover una auténtica conversión; lo que significa acompañar a las víctimas en sus necesidades y en su deseo de justicia. Difícil es reconocerse en los discursos que comienzan a circular para “defender a la Iglesia”, porque sugieren una ambigüedad que alimentaría una actitud negadora de lo ocurrido. Es cierto, sería injusto decir que estos graves delitos tornan ilegítima la autoridad moral y espiritual de la Iglesia en su conjunto. Tampoco es justo dejar de reconocer que hay correctivos que ya se han puesto en marcha. No siempre es fácil discernir la dinámica propia de una institución religiosa y planetaria. Pero todo lo ocurrido debe ser objeto de una profunda reflexión, cuyo principal signo de credibilidad será la reforma de la manera global como la Iglesia ha manejado este tipo de conflictos. Sigue leyendo