Lucho Barrios y la democratización musical

A muchos nos ha sorprendido el arraigo que el bolerista Lucho Barrios tenía en la sociedad chilena. Para empezar, porque siendo un cantante netamente popular, el “Rey del bolero” no llegó a conquistar el gusto del Perú limeño y citadino.

La música nunca se impone, se escucha y se gusta. Cuando la música se ofrece como expresión espiritual (quiero decir, como puro producto del espíritu humano) todos somos libres de gustar de ella o de apagar la radio, o ponernos los audífonos en la combi. Pero ahora que el deceso del intérprete de éxitos como Marabú o Mi niña bonita, conmueve al mundo popular, es difícil resistirse a la tentación de volver sobre el tópico de la polarización cultural de nuestra sociedad. Sigue leyendo