Discernir

El surgimiento continuo de diferentes modos de vivir es un desafío importante para todos los que vivimos en sociedad. Cada uno de nosotros tiene hábitos y conductas que de alguna manera se resienten cuando vemos que otras personas conducen sus vidas de una forma distinta a la nuestra, lo que es en parte normal si tomamos en cuenta nuestra necesidad de vivir bajo criterios compartidos. Sin embargo, establecer estos criterios solo a partir de nuestras propias convicciones sería realmente injusto. El desafío está, primero, en asumir con honestidad la realidad de nuestra pluralidad y, segundo, en buscar adecuadamente los acuerdos que necesitemos para hacer posible una buena convivencia. Sigue leyendo

Pluralidad y moral: un desafío para el análisis político

nuevo_peru_politico_carlin

En la vida democrática tenemos que hacer el esfuerzo constante por acoger y respetar a opciones políticas diferentes. Y aunque esto no siempre sea fácil, creo que la consciencia de nuestros propios vacíos y errores basta para reconocer que en política la pluralidad de preferencias ideológicas y líneas de acción es una realidad a favorecer. Ahora bien, tomar la pluralidad en serio significa también ser conscientes de que su reconocimiento no debe traer consigo, particularmente en el nivel de la participación política, una falta de atención a los elementos que forjan nuestra cohesión social, que en última instancia son de naturaleza axiológica. Es más, la pluralidad los hace más urgentes. Sigue leyendo

Libertad de prensa y libertad de empresa

concentraciondemedios

En una entrevista transmitida en cadena nacional el presidente peruano Ollanta Humala se pronunció a finales de diciembre sobre la denominada #ConcentraciónDeMedios, el acuerdo comercial efectuado entre los grupos periodísticos El Comercio y Epensa, por el que el primero compró la mayoría de acciones del segundo y con ello obtuvo el control empresarial de aproximadamente el 78% de la producción total de diarios peruanos, además de contar ya con una participación relevante en la televisión. Humala, respondiendo a la interrogante de una de sus entrevistadoras, calificó el hecho como una vergüenza para la libertad de expresión, anotando en una intervención posterior que el espacio idóneo para debatir este tema sería el Parlamento. En los sectores neoliberales las declaraciones del Presidente fueron recibidas como una amenaza de intervención gubernamental en el mercado de los medios de comunicación, y no han faltado quienes han visto en ellas al equivalente peruano del tipo de iniciativas emprendidas por los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Argentina para regular la prensa. No se trata, sin embargo, del mismo escenario. Sigue leyendo

¿El Señor de los Milagros tiene derecho a una ley?

Como es de dominio público el gobierno ha promulgado una ley que declara al Señor de los Milagros patrono de la “espiritualidad religiosa católica del Perú”. No quisiera detenerme en los argumentos jurídicos o políticos que muestran el despropósito de esta iniciativa surgida en el Congreso. Basta decir, como se viene señalando, que el contenido de la ley está en abierta contradicción con el carácter no confesional del Estado, garantizado por nuestra Constitución. Quisiera más bien observar la pertinencia de una ley de esta naturaleza desde un punto de vista teológico, es decir, desde la disciplina que tiene la tarea de expresar los valores fundamentales de la fe cristiana. Sigue leyendo

Para informarnos sobre los abusos sexuales en la Iglesia: algunas referencias

Las denuncias de los abusos sexuales realizados por miembros del clero católico contra menores de edad han dado la vuelta al mundo, y han provocado una gran indignación dentro y fuera de la Iglesia. Ante la veracidad de muchas de estas acusaciones, ser coherente con el mensaje cristiano es poner delante la caridad con los desfavorecidos y promover una auténtica conversión; lo que significa acompañar a las víctimas en sus necesidades y en su deseo de justicia. Difícil es reconocerse en los discursos que comienzan a circular para “defender a la Iglesia”, porque sugieren una ambigüedad que alimentaría una actitud negadora de lo ocurrido. Es cierto, sería injusto decir que estos graves delitos tornan ilegítima la autoridad moral y espiritual de la Iglesia en su conjunto. Tampoco es justo dejar de reconocer que hay correctivos que ya se han puesto en marcha. No siempre es fácil discernir la dinámica propia de una institución religiosa y planetaria. Pero todo lo ocurrido debe ser objeto de una profunda reflexión, cuyo principal signo de credibilidad será la reforma de la manera global como la Iglesia ha manejado este tipo de conflictos. Sigue leyendo