El capitalismo: ¿cambio o reencauche?

A estas alturas del partido, o de la historia, parece claro que el sistema capitalista en el que nos movemos, abandonado al liberalismo radical, no nos asegura una vida social más humana. Rescatando al viejo Marx y a una de sus mejores intuiciones, comprobamos que para el capitalismo no existe la palabra “suficiente”. Nunca es suficiente si se trata de obtener mayor provecho, de acumular más. El colapso ecológico en el que vivimos es la señal de alarma de que el “sistema” ha tocado fondo. Parece evidente: si buena parte de los recursos del planeta no son renovables y si la población no ha dejado de crecer, un sistema basado en el consumo descontrolado terminaría dejándonos en la indigencia. Sigue leyendo