Hablar de educación

En estas últimas semanas la educación nacional ha vuelto a estar en el centro del debate político. No de la mejor manera, por cierto, puesto que poco a poco se han ido decantando los intereses políticos y económicos que se esconden detrás de determinadas posturas y planteamientos. Sin embargo, es bueno que hablemos más de la educación, porque así vamos creando la conciencia de que ésta debe ser una prioridad tanto para el gobierno como para cada familia peruana. Hemos avanzado mucho, pero la inercia de las prácticas instaladas es grande y por ello el reto sigue siendo enorme. Sigue leyendo

Anuncios

Los porqués de la Iglesia

La reciente publicación de la instrucción vaticana sobre la conservación de las cenizas de los difuntos ha despertado distintas reacciones en la opinión pública. No quisiera detenerme aquí en su contenido, me parece que la ocasión resulta oportuna para reflexionar también sobre la manera cómo la Iglesia llega a establecer este y otro tipo de normativas para la comunidad cristiana. Sigue leyendo

Cuidar nuestras instituciones políticas

En una sociedad organizada las relaciones entre las personas están siempre ligadas a instituciones, ya sea vecinales como las organizaciones populares, políticas como las instituciones del Estado, religiosas como la Iglesia, o cualquier otro tipo de entidades establecidas por los ciudadanos. Una institución hace que nuestras relaciones sociales se desarrollen dentro de un orden, de manera que se guíen por objetivos, normas o tradiciones comunes, y no sucumban fácilmente a los vaivenes del contexto particular en el que cada uno nos movemos. Es verdad que lo más importante en una institución no son ni sus reglas ni sus actividades, sino los valores que la mueven y cohesionan. Y, sin embargo, ¿cómo garantizar la supervivencia de estos valores si ellos no se construyen día a día, decisión tras decisión, en el terreno concreto de la vida social? Sigue leyendo

La justicia: mandato de Dios

Pocos valores están tan enraizados en la tradición cristiana como la justicia. A ella se refieren constantemente los profetas del Antiguo Testamento, tanto al exigir un comportamiento leal ante la comunidad, como al señalar la necesidad de que ésta goce de un orden armonioso, que provea, sobre todo a los más desvalidos, de lo necesario para vivir. Jesús en los Evangelios vincula la idea de justicia más estrechamente a la relación con Dios. Ser justo es hacer la voluntad de Dios, lo que implica la construcción de una sociedad nueva, estructurada por el amor. Por su parte, los Padres de la Iglesia, los teólogos que siguiendo el camino de los discípulos dieron forma a la doctrina cristiana, incluyen en toda relación justa con Dios la preocupación del creyente por la satisfacción equilibrada de las necesidades vitales de todos. Sigue leyendo

Por una fraternidad universal

Podríamos decir que los tiempos actuales son tiempos difíciles para la convivencia humana en el mundo. La violencia terrorista sigue escalando en el Medio Oriente, produciendo escenas de horror que lamentablemente se van volviendo habituales. Los británicos apoyan mayoritariamente la renuncia de su país a ese gran proyecto de integración política que es la Unión Europea. En los Estados Unidos un candidato abiertamente xenófobo compite con gran éxito en la carrera hacia la presidencia. Y en América Latina tanto la corrupción como la ignorancia han conducido a Brasil a una grave crisis de legitimidad política, y a Venezuela a una descomposición social y económica que sin un cambio de rumbo solo puede seguir degenerando. Aun cuando estas situaciones ocurran lejos de nuestras tierras no podemos dejar de conmovernos ante ellas, porque conciernen a millones de seres humanos que comparten con nosotros los mismos sueños de paz y justicia. Sigue leyendo

Identidad y odio

Uno de los aspectos inherentes a la condición humana es establecer diferencias entre personas o grupos humanos para definir mejor nuestra identidad. Muchas veces nos conocemos y comprendemos mejor cuando nos contrastamos con los demás y a partir de ello descubrimos nuestras particularidades. Junto con ello solemos también tomar posición ante los comportamientos que percibimos como diferentes a los nuestros, puesto que, normalmente, desde el punto de vista moral no toda forma de ser o de vivir tiene el mismo significado. Todos tenemos una serie de criterios, de valores, que nos ayudan a ubicarnos en la vida.

Esta tendencia, normal y hasta positiva, se convierte sin embargo en una actitud dañina cuando nuestra afirmación personal, es decir, nuestra satisfacción y tranquilidad se hacen dependientes del establecimiento de diferencias frente a los demás. Porque fácilmente perdemos de vista que todo lo que nos vincula como seres humanos es mucho más grande que lo que nos distingue. Y porque de allí a la discriminación y la violencia hay solo un paso. Una necesidad imperiosa de afirmarse marcando fronteras reduce, en definitiva, la capacidad de nuestra mente y corazón para comprender que la experiencia humana es más grande y más compleja que la que nosotros vivimos. Sigue leyendo

Las mujeres para el Papa

En su video mensual de mayo (youtu.be/S-4i6uAbwlw) el Papa Francisco ha querido poner de relieve el valor que representan las mujeres para la humanidad. Después de recorrer visualmente los distintos ámbitos en donde éstas destacan por sus virtudes y talentos, haciendo notar su igualdad en dignidad frente a los varones, el obispo de Roma repasa las situaciones de sufrimiento que hoy en día afectan especialmente a las mujeres: desprecio, marginación, esclavitud, violencia sexual. Sigue leyendo