Cuidar nuestras instituciones políticas

En una sociedad organizada las relaciones entre las personas están siempre ligadas a instituciones, ya sea vecinales como las organizaciones populares, políticas como las instituciones del Estado, religiosas como la Iglesia, o cualquier otro tipo de entidades establecidas por los ciudadanos. Una institución hace que nuestras relaciones sociales se desarrollen dentro de un orden, de manera que se guíen por objetivos, normas o tradiciones comunes, y no sucumban fácilmente a los vaivenes del contexto particular en el que cada uno nos movemos. Es verdad que lo más importante en una institución no son ni sus reglas ni sus actividades, sino los valores que la mueven y cohesionan. Y, sin embargo, ¿cómo garantizar la supervivencia de estos valores si ellos no se construyen día a día, decisión tras decisión, en el terreno concreto de la vida social? Sigue leyendo

Anuncios

Ir a lo fundamental

Hace unas semanas comentaba en esta misma columna la importancia, ante el panorama electoral, de no dejarnos arrastrar ni por el pesimismo ni por la complacencia frente a proyectos políticos afectados por la corrupción o la ausencia de propuestas sólidas. Hoy, luego de la primera vuelta electoral, creo que nos toca afianzarnos en esta actitud, a riesgo de abandonarnos a un talante apático que solo contribuiría a una forma de gobernar desvinculada del interés general del país. En este contexto, dos consideraciones pueden ayudar a nuestro discernimiento. Sigue leyendo

Ni pesimismo ni complacencia

Con buena parte de los candidatos a la presidencia y al congreso señalados por actos de corrupción o surgidos de la improvisación la coyuntura electoral que vivimos pareciera empujarnos al pesimismo y a la resignación. Sin embargo, creo que no seríamos justos con el país ni con nosotros mismos si dejáramos de reconocer que, a pesar de nuestros retrocesos, el Perú ha crecido en un aspecto fundamental: su espacio de discusión y de participación política es cada vez más amplio y por ello hoy es capaz de acoger a una mayor pluralidad de peruanos. Esto es definitivamente bueno. Sigue leyendo

La política, una misión

En el Perú de hoy la actividad política está enormemente desprestigiada. Se trata, en verdad, de una percepción un poco injusta, puesto que en el país hay numerosos dirigentes que, aunque no tengan mayor espacio en los medios de comunicación, con empeño y honradez contribuyen al desarrollo de sus comunidades. Sin embargo, qué duda cabe de que la corrupción de muchos de nuestros políticos, así como su indiferencia ante las necesidades de la población, han socavado enormemente la confianza en la actividad política. No sorprende entonces que muchas personas honestas y talentosas prefieran abstenerse de toda participación en la política nacional. Sigue leyendo

Cumplir la ley

Los peruanos tenemos una relación difícil con las leyes. Reconocemos su importancia para el progreso de la sociedad, y sin embargo es evidente que ellas, por sí mismas, no logran inducirnos a su cumplimiento masivo. Es verdad que sabemos de leyes al servicio de intereses individuales, o incluso de leyes absurdas, aprobadas sin el mínimo análisis de su conveniencia. Sin embargo, mal que bien, hemos logrado construir un ordenamiento jurídico que si se respetara nos conduciría seguramente a una mejor convivencia. ¿Por qué las normas influyen tan poco en nuestra conducta? Sigue leyendo

Pluralidad y moral: un desafío para el análisis político

nuevo_peru_politico_carlin

En la vida democrática tenemos que hacer el esfuerzo constante por acoger y respetar a opciones políticas diferentes. Y aunque esto no siempre sea fácil, creo que la consciencia de nuestros propios vacíos y errores basta para reconocer que en política la pluralidad de preferencias ideológicas y líneas de acción es una realidad a favorecer. Ahora bien, tomar la pluralidad en serio significa también ser conscientes de que su reconocimiento no debe traer consigo, particularmente en el nivel de la participación política, una falta de atención a los elementos que forjan nuestra cohesión social, que en última instancia son de naturaleza axiológica. Es más, la pluralidad los hace más urgentes. Sigue leyendo

Libertad de prensa y libertad de empresa

concentraciondemedios

En una entrevista transmitida en cadena nacional el presidente peruano Ollanta Humala se pronunció a finales de diciembre sobre la denominada #ConcentraciónDeMedios, el acuerdo comercial efectuado entre los grupos periodísticos El Comercio y Epensa, por el que el primero compró la mayoría de acciones del segundo y con ello obtuvo el control empresarial de aproximadamente el 78% de la producción total de diarios peruanos, además de contar ya con una participación relevante en la televisión. Humala, respondiendo a la interrogante de una de sus entrevistadoras, calificó el hecho como una vergüenza para la libertad de expresión, anotando en una intervención posterior que el espacio idóneo para debatir este tema sería el Parlamento. En los sectores neoliberales las declaraciones del Presidente fueron recibidas como una amenaza de intervención gubernamental en el mercado de los medios de comunicación, y no han faltado quienes han visto en ellas al equivalente peruano del tipo de iniciativas emprendidas por los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Argentina para regular la prensa. No se trata, sin embargo, del mismo escenario. Sigue leyendo